Portada1
Notas de Opinion y Editoriales: De Donald Trump, coronavirus y república bananera, allá también
26/06/2020 | 58 visitas
Imagen Noticia
El concepto ha aparecido con fuerza entre académicos y políticos de EE.UU. para intentar calificar la actual etapa norteamericana y la gestión presidencial. Es exagerado, pero expone la profundidad de la grieta en el país y la tensión con vistas a las elecciones.
Al historiador de Yale, David W. Blight, un multipremiado investigador del pasado norteamericano, le preocupa hoy más el presente del país. Lo expone sin delicadezas. Afirma que Estados Unidos no ha llegado a constituirse en una república bananera, pero está justo en el borde. Esa noción ya la había esgrimido antes la presidente de la Cámara de Diputados Nancy Pelosi. Cuando Donald Trump pretendía desplegar tropas en las calles para detener las recientes protestas antirracistas, esta veterana demócrata reaccionó casi en un grito: “¿Qué es esto, una república bananera?”.

Para los latinoamericanos, de democracias débiles, esa figura es más frecuente y familiar. Pero en EE.UU., fuera de los académicos, constituye una abstracción, algo que sucede “allá” como apuntaría Truman Capote. En su “Bananas”, y con mucho de los hermanos Marx, Woody Allen construyó en 1971 una parodia genial para acercar esa idea, con un país ficticio, San Marcos, en manos de un populista autoritario. Ese San Marcos se ha repetido de modo frecuente en la región. No es preciso escarbar en la historia para confirmarlo. Integra nuestro presente. Pero, en EE.UU. la actual abrupta irrupción del concepto llevó a The New Yorker a borronear una traducción que cita un excelente artículo de La Vanguardia. “República bananera -escribió- describe a cualquier país con o sin bananas que tiene a un líder despiadado, corrupto o loco que confía en los uniformados y destruye las instituciones en una búsqueda egomaníaca para prolongar su poder”.


Te contamos las noticias más importantes del día, y qué pasará mañana cuando te levantes
Quizá es incluso más que eso. Bananero, en tiempos modernos, refiere más claramente a gobiernos y políticos que violan los límites republicanos o sugieren su intención de ignorarlos. Como en el concepto de la guerra de Hobbes, que existe cuando aúno ha estallado, el desprecio a las instituciones (institut=el límite) sucede aun antes que se las atropelle.
Para los adversarios de Trump es esta una camisa que le cabe perfecta al presidente. A extremo tal que revuelve al liderazgo republicano. Mientras John Bolton, un halcón peor en sus extremos que el propio mandatario, en cada entrevista demuele como un ignorante autoritario al jefe de Estado, se conocen otras expresiones de dirigentes más moderados del oficialismo pero de una dureza impactante. Steve Schmidt es un republicano que dirigió la campaña presidencial de John McCain, el senador y veterano de guerra que compitió con Barack Obama en 2008. En una entrevista con MSNBC afirmó que ”Trump ha sido el peor presidente que ha tenido este país. Y no lo digo hiperbólicamente. Lo es. Ha llevado a este país en tres cortos años a un lugar de debilidad inimaginable… este es un momento de incomparable humillación nacional, de debilidad. Nunca hemos visto un nivel de incompetencia, de ineptitud tan asombroso en alguien con tales responsabilidades”.


Esa visión, que se ha agudizado debido al tratamiento de la pandemia de coronavirus y al antedicho conflicto antirracista, explica que la intención de voto para las generales de noviembre encumbren al demócrata Joe Biden con una diferencia de diez puntos promedio. Ese dato, conviene recordar, es central pero no definitivo sobre lo que pueda suceder en las urnas. El voto en EE.UU. es indirecto, importan más los colegios electorales que el voto masivo. Además, lo que ahora registran los sondeos es una irritación fresca como la que Schmidt describe de un modo tan brutal.
Trump ha reaccionado a estas horas bajas negándole importancia a las encuestas que lo contradicen. Sostiene que hay sondeos que le dan 96% de apoyo en el Partido Republicano. Es cierto. Pero, como anotó The Wall Street Journal, una investigación de ese diario con la NBC reveló que 80% de la gente considera que el país está fuera de control. Ese número incluye a 92% de demócratas, 78% independientes pero también a 66% de republicanos.
Son cifras como océanos que le facturan a Trump una diversidad de fallidos de liderazgo sobre todo con la pandemia que no cesa de escalar en el país. Recientemente, en su regreso a la campaña en el módico acto que encabezó en Tulsa, sostuvo que la imagen de EE.UU. mejoraría si hubiera menos test, es decir menos enfermos detectados. “Una broma”, gritaron de inmediato desde la Casa Blanca para atajar el golpe inevitable. "Trump es así", dijeron benevolentes sus asesores. Pero, luego, en una entrevista televisiva el presidente aclaró que no bromeaba. Tampoco lo hizo cuando, en un extremo bizarro, recomendó inyectar detergente a los enfermos de coronavirus.
La desorientación aparece también en otros carriles. Biden, como ya hemos indicado semanas atrás en esta columna, aparece liderando en distritos centrales de las bases históricas de Trump. Entre esos espacios, se encuentra Florida. Por eso estremeció a los republicanos que el presidente planteara reunirse con el dictador venezolano Nicolás Maduro agudizando la debilidad del líder opositor Juan Guaidó. No hay política ahí, es pura subjetividad. El libro de Bolton remarca la admiración que el norteamericano profesaba secretamente hacia el autócrata chavista y cierto desprecio al dirigente disidente. Esos gestos traen a la memoria su cercanía con el ruso Vladimir Putin, que ahora se encarama para intentar perpetuarse hasta 2036 en el poder. También recuerdan su comentario zumbón cuando, enterado que el chino Xi Jinping anunció en el 19 congreso del PCCh que gobernaría sin límites temporales, sostuvo “interesante, habría que ensayarlo”.



Un dato clave que debería preocupar al mandatario aun más que los sondeos, lo registra Wall Street donde las cotizaciones suben cada vez que crece el demócrata. A los mercados no les importa quien gobierna en tanto no sea una amenaza para su tasa de acumulación. Y este parece ser el caso. Goldman Sachs predice, incluso, que el Senado, hoy bajo control republicano, pasaría a manos de los demócratas en noviembre que ya retienen la cámara baja. La estratega del Royal Bank of Canada, Lori Calvasina, citada por CNN Bussines explicó que esto sucede porque “el mercado de valores se ha desacoplado de Trump… no lo consideran ya necesario para la continuidad de sus ganancias”.
Trump, como gran parte de la dirigencia populista extremista que se esparció por Europa, ha sido una expresión del disgusto contra la clase política. También, la expresión de un giro autoritario y divisionista que se ha extendido por el mundo aunque EE.UU.. este lejos de ser una Venezuela o una Nicaragua. Hay límites allí para el bananerismo. Pero el riesgo que señala el historiador Blight es existencial. El magnate lo expone al denunciar que las elecciones vienen con peligro de fraude, con lo que anticipa cuál será su actitud si pierde frente a Biden y si esa derrota es muy cercana en los porcentajes.
Un dato poco conocido es que los equipos presidenciales suelen preparar un discurso de reconocimiento eventual de la victoria del adversario cuando se acerca la elección. Es una previsión de corrección política que han respetado todos los mandatarios previos, menos Trump. Ese mensaje no existe porque no se contempla la derrota. De modo que en este presente “banana” en EE.UU. no es descartable que el presidente resista en su cargo si las cosas van mal. El punto principal que ataca el mandatario son los votos por correo que nunca se ha probado que sean manipulables. Los demócratas los impulsan porque eso aumenta la participación. Trump, en cambio, revolea ese miedo porque necesita una asistencia reducida en los comicios, particularmente entre los jóvenes, el sector más crítico de su mandato. En 2016 tuvo éxito. Ese segmento no se desplazó a Hillary Clinton lo que pavimentó su victoria. Alternativa que no debería descartarse tampoco ahora, atento a la falta de carisma que refleja Biden, necesitado de la potente muleta que le brinda el mucho más popular Obama.




El presidente depende, además, de un giro en la economía. Los pronósticos del FMI de esta semana son ominosos en ese sentido con una caída anual del PBI estadounidense de -8% y la confirmación, agria para la Casa Blanca, de que el adversario chino no se contraerá, crecerá un magro 1% pero en un envidiable terreno positivo. Aún así, todo indica que la economía no será del mismo modo catastrófica en noviembre como lo es ahora, por lo que los analistas suponen que la ventaja de Biden se reducirá aunque no necesariamente lo alejaría de una eventual victoria.
Especialistas en políticas nacionales como la periodista y escritora Kate Andersen Brower, avisan que, en tal caso, lo último que puede esperarse es que Trump colabore con el ganador en los dos meses largos hasta la asunción, el 20 de enero como ha sido de práctica común en cada traspaso del poder. “No habrá un genuino pase de mando, ni una pacífica transferencia del poder. Me sorprendería si Trump se presentara a la ceremonia de juramentación de Biden en el Capitolio si gana”, le dijo a la CNN. Eso, por cierto, si acepta la derrota y no la resiste construyendo su propio San Marcos bananero en las entrañas de la mayor potencia de la tierra.
​ © Copyright Clarín 2020

POR MARCELO CANTELMI

CLARIN
Compartir
Compartir
Ir a Inicio
galería de fotos (0)
galería de videos (0)
galería de audios (0)
comentarios de la gente
Nombre:
Comentario:
Ingrese la suma de 3 + 12:
IMPORTANTE!: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de los propietarios de este portal y http://www.consultoralospotreros.com/. Los textos que violen las normas establecidas para este sitio serían eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decisión del editor.
Enviar comentario
Todavía no hay comentarios. Escriba el suyo.
noticias similares sobre notas de opinion y editoriales
Facebook
Mensajero
Nombre:
Comentario:
Ingrese la suma de 4 + 5:
IMPORTANTE!: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de los propietarios de este portal y http://www.consultoralospotreros.com/.
Enviar mensaje
encuestas
¿Qué te parece nuestra nueva web?
Buena
Excelente
Muy Buena
Votar
cotizaciones
seguinos en facebook
Secciones de la web
Categorías de noticias
  • Economía
  • Internacional
  • Notas de Opinion y Editoriales
  • Politica
  • Para contactarse con nosotros
    Consultora Los Potreros

    Fanpage: Consultora Los Potreros Informacion Politica ,Gremial e Internacional @informacionpoliticogremial prensalospotreros@gmail,com www.consultoralospotreros.com
    Comercializado por VeemeSoft
    Sombra