Portada1
Notas de Opinion y Editoriales: Columnista invitado Dilemas electorales a escala regional
08/11/2021 | 15 visitas
Imagen Noticia
Junto a los avances del autoritarismo, la polarización es otro tema relevante. Hay otros como la debilidad del estado, la corrupción, el avance del narcotráfico y de la criminalidad organizada. POR CARLOS MALAMUD CLARIN

Noviembre es un mes de intensa actividad electoral en América Latina. En tres países hay elecciones presidenciales (este domingo 7 Nicaragua, Chile, 21, y Honduras, 28). En Venezuela habrá locales y regionales, el 21, y, finalmente en Argentina parlamentarias de medio término, el 14. Todas marcadas por los efectos del Covid-19 y por la grave crisis política que afecta a la región.

Pese a que la última edición del Latinobarómetro no trae noticias tan alarmantes respecto a lo que venía siendo un creciente deterioro de la confianza en las instituciones políticas y en el propio sistema democrático, las expectativas abiertas tras la salida de la pandemia no son precisamente halagüeñas.

Al ser tantos y tan variados los problemas que amenazan a la región, la preocupación sobre el futuro inmediato es una sensación bastante generalizada entre quienes nos dedicamos a observar al continente desde fuera.

Junto a los avances del autoritarismo, la polarización es otro tema relevante que condiciona cada vez más los resultados electorales. A la par que estos alarmantes fenómenos, hay otros como la debilidad del estado, la corrupción, el avance del narcotráfico y de la criminalidad organizada, paralelo al retroceso de la seguridad pública que se vive en muchas grandes y medianas ciudades.

A esto le podemos agregar la profunda desafección con la democracia, la presencia de un fuerte sentimiento antielitista y el impacto del voto bronca, sumado a la licuación generalizada de los sistemas de partidos y la existencia de parlamentos fragmentados que dificultan la gobernabilidad.

Estos ingredientes son idóneos para preparar un coctel que no puede conducir más que al pesimismo. Y si bien sus componentes están presentes prácticamente en todos los países, se combinan de distinta manera, dependiendo de las características peculiares de cada uno y de su propia historia nacional.

Las tres elecciones presidenciales tienen desarrollos diferentes. En dos hay balotaje (Nicaragua y Chile) y en la tercera (Honduras) la contienda se resolverá en una única votación. Mientras en Nicaragua todo esta pensado para evitar la segunda vuelta y beneficiar al oficialismo, en Chile ocurre todo lo contrario, para dotar al presidente electo, cualquiera sea su origen, de mayor legitimidad.

De las cinco elecciones en juego, la nicaragüense tiene incertidumbre cero. Si en Nicaragua el nombre de la pareja ganadora, el tándem matrimonial Ortega – Murillo, ha sido escrito con fuego, hay otras dos sin certeza alguna sobre el resultado, ni siquiera teniendo fe ciega en las encuestas. Tanto en Chile como en Honduras hay un elevado riesgo de “peruanización”.

Si esto ocurre, y en el segundo caso no hay forma de evitarlo (los favoritos son el oficialista Nasry Asfura, con sospechas de corrupción y vínculos con el narcotráfico, y Xiomara Castro, esposa del derrocado Mel Zelaya y partidaria del “socialismo del siglo XXI), se está poniendo a buena parte de los ciudadanos, excluyendo por supuesto a los más creyentes, ante una ecuación imposible de resolver.

La polarización creciente ha impulsado el protagonismo de los candidatos más extremos en detrimento de aquellos de mayor proyección centrista. En definitiva, todo conduce a tener que elegir el mal menor, o, dicho de otra manera, a optar entre el horror y el espanto.

La polarización, también presente en Venezuela, se produce en el contexto de una sociedad agotada con la falta de respuesta de los políticos a sus demandas reales. Para colmo, la respuesta ciudadana se complica al encontrarse con una oposición dividida y desorientada ante las constantes embestidas del régimen.

La misma polarización existe en Argentina, donde el desenlace, al contrario que en Venezuela, parece adverso al oficialismo.

Con toda probabilidad, tras este intenso noviembre electoral, tendremos una América Latina más fragmentada y heterogénea que en el pasado. Una región cada vez más necesitada de un discurso articulador que permita recuperar la sensatez y apostar por el diseño de nuevos contratos sociales entre las elites y entre ellas con el conjunto de la sociedad.

En definitiva, de un discurso articulador que cierre las grietas que han convertido a la política latinoamericana en un verdadero campo de batalla.

En ese contexto, el suicidio político de países y sociedades no es algo descartable. Quizá sea Chile el caso más flagrante, ya que allí tanto los indicadores económicos como sociales habían crecido de forma sustantiva durante los últimos 40 años y que había transformado claramente su perfil. Sin embargo y de un modo sorprendente, o quizá no tanto, se ha instalado un amplio consenso social de que nada funciona y que todo lo actuado lo ha sido en beneficio de sus elites.

En Recuerdos de provincia, Domingo F. Sarmiento apuntaba amargamente: “¡Barbaros! Os estáis suicidando, dentro de diez años, vuestros hijos serán mendigos o salteadores de caminos”. Y si bien sus palabras se aplicaban a un contexto diferente, el de la lucha contra Rosas y el atraso que conllevaba el conservadurismo federal para las elites sanjuaninas, éstas tienen hoy plena validez no solo para Chile, sino también para Argentina y para buena parte de América Latina.

Ese será precisamente el precio a pagar si se vacían de contenido las instituciones de la democracia representativa y continúa imparable el avance populista, con independencia del color político con el que se quieran adornar.

Noviembre es un mes de intensa actividad electoral en América Latina. En tres países hay elecciones presidenciales (este domingo 7 Nicaragua, Chile, 21, y Honduras, 28). En Venezuela habrá locales y regionales, el 21, y, finalmente en Argentina parlamentarias de medio término, el 14. Todas marcadas por los efectos del Covid-19 y por la grave crisis política que afecta a la región.

Pese a que la última edición del Latinobarómetro no trae noticias tan alarmantes respecto a lo que venía siendo un creciente deterioro de la confianza en las instituciones políticas y en el propio sistema democrático, las expectativas abiertas tras la salida de la pandemia no son precisamente halagüeñas.

Al ser tantos y tan variados los problemas que amenazan a la región, la preocupación sobre el futuro inmediato es una sensación bastante generalizada entre quienes nos dedicamos a observar al continente desde fuera.

Junto a los avances del autoritarismo, la polarización es otro tema relevante que condiciona cada vez más los resultados electorales. A la par que estos alarmantes fenómenos, hay otros como la debilidad del estado, la corrupción, el avance del narcotráfico y de la criminalidad organizada, paralelo al retroceso de la seguridad pública que se vive en muchas grandes y medianas ciudades.

A esto le podemos agregar la profunda desafección con la democracia, la presencia de un fuerte sentimiento antielitista y el impacto del voto bronca, sumado a la licuación generalizada de los sistemas de partidos y la existencia de parlamentos fragmentados que dificultan la gobernabilidad.

Estos ingredientes son idóneos para preparar un coctel que no puede conducir más que al pesimismo. Y si bien sus componentes están presentes prácticamente en todos los países, se combinan de distinta manera, dependiendo de las características peculiares de cada uno y de su propia historia nacional.

Las tres elecciones presidenciales tienen desarrollos diferentes. En dos hay balotaje (Nicaragua y Chile) y en la tercera (Honduras) la contienda se resolverá en una única votación. Mientras en Nicaragua todo esta pensado para evitar la segunda vuelta y beneficiar al oficialismo, en Chile ocurre todo lo contrario, para dotar al presidente electo, cualquiera sea su origen, de mayor legitimidad.

De las cinco elecciones en juego, la nicaragüense tiene incertidumbre cero. Si en Nicaragua el nombre de la pareja ganadora, el tándem matrimonial Ortega – Murillo, ha sido escrito con fuego, hay otras dos sin certeza alguna sobre el resultado, ni siquiera teniendo fe ciega en las encuestas. Tanto en Chile como en Honduras hay un elevado riesgo de “peruanización”.

Si esto ocurre, y en el segundo caso no hay forma de evitarlo (los favoritos son el oficialista Nasry Asfura, con sospechas de corrupción y vínculos con el narcotráfico, y Xiomara Castro, esposa del derrocado Mel Zelaya y partidaria del “socialismo del siglo XXI), se está poniendo a buena parte de los ciudadanos, excluyendo por supuesto a los más creyentes, ante una ecuación imposible de resolver.

La polarización creciente ha impulsado el protagonismo de los candidatos más extremos en detrimento de aquellos de mayor proyección centrista. En definitiva, todo conduce a tener que elegir el mal menor, o, dicho de otra manera, a optar entre el horror y el espanto.

La polarización, también presente en Venezuela, se produce en el contexto de una sociedad agotada con la falta de respuesta de los políticos a sus demandas reales. Para colmo, la respuesta ciudadana se complica al encontrarse con una oposición dividida y desorientada ante las constantes embestidas del régimen.

La misma polarización existe en Argentina, donde el desenlace, al contrario que en Venezuela, parece adverso al oficialismo.

Con toda probabilidad, tras este intenso noviembre electoral, tendremos una América Latina más fragmentada y heterogénea que en el pasado. Una región cada vez más necesitada de un discurso articulador que permita recuperar la sensatez y apostar por el diseño de nuevos contratos sociales entre las elites y entre ellas con el conjunto de la sociedad.

En definitiva, de un discurso articulador que cierre las grietas que han convertido a la política latinoamericana en un verdadero campo de batalla.

En ese contexto, el suicidio político de países y sociedades no es algo descartable. Quizá sea Chile el caso más flagrante, ya que allí tanto los indicadores económicos como sociales habían crecido de forma sustantiva durante los últimos 40 años y que había transformado claramente su perfil. Sin embargo y de un modo sorprendente, o quizá no tanto, se ha instalado un amplio consenso social de que nada funciona y que todo lo actuado lo ha sido en beneficio de sus elites.

En Recuerdos de provincia, Domingo F. Sarmiento apuntaba amargamente: “¡Barbaros! Os estáis suicidando, dentro de diez años, vuestros hijos serán mendigos o salteadores de caminos”. Y si bien sus palabras se aplicaban a un contexto diferente, el de la lucha contra Rosas y el atraso que conllevaba el conservadurismo federal para las elites sanjuaninas, éstas tienen hoy plena validez no solo para Chile, sino también para Argentina y para buena parte de América Latina.

Ese será precisamente el precio a pagar si se vacían de contenido las instituciones de la democracia representativa y continúa imparable el avance populista, con independencia del color político con el que se quieran adornar.

POR CARLOS MALAMUD


CLARIN

Compartir
Compartir
Ir a Inicio
galería de fotos (0)
galería de videos (0)
galería de audios (0)
comentarios de la gente
Nombre:
Comentario:
Ingrese la suma de 3 + 12:
IMPORTANTE!: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de los propietarios de este portal y http://www.consultoralospotreros.com/. Los textos que violen las normas establecidas para este sitio serían eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decisión del editor.
Enviar comentario
Todavía no hay comentarios. Escriba el suyo.
noticias similares sobre notas de opinion y editoriales
Imagen Noticia
Las últimas cartas de Cristina para limpiar su situación judicial y la duda de qué hará luego del 14
Disconforme con la gestión de Alberto Fernández, la vice dedicó el año electoral a sus causas. Logró dos sobreseimientos, evitando juicios, y reclama otro en una causa por lavado de dinero que involucra a sus hijos. POR EDUARDO VAN DER KOOY CLARIN
» Leer más...
Imagen Noticia
El hombre gato, y el maullido bolivariano argentino
El israelí condenado a cadena perpetua negaba y camuflaba los hechos locutando una teatralización. Algo del discurso político dominante. POR MIGUEL WIÑASKI CLARIN
» Leer más...
Imagen Noticia
El hidrógeno verde que anunció el presidente: ¿es inversión o puro humo?
El mundo está a pocos años de terminar frito y sin embargo en Argentina seguimos viviendo la ecología como un asunto de hippies o de ricos POR JORGE LANATA CLARIN
» Leer más...
Imagen Noticia
Elecciones 2021: el gol en contra de Alberto Fernández en Córdoba, la tierra que nunca aceptó al kir
El mensaje presidencial en el que pide que la provincia “sea parte de la Argentina” inclina aún más la cancha para sus candidatos en una provincia que rechazó desde el primer momento la lógica de Néstor y Cristina; el peronismo local terminó convertido en un partido distrital, en defensa de lo que se percibe como un centralismo voraz Sergio Suppo PARA LA NACION
» Leer más...
Imagen Noticia
La Argentina se automargina del mapa global
El país deambula por el mundo mendigando excepciones y pidiendo lo imposible; necesita una política exterior guiada por la prudencia Sergio Berensztein PARA LA NACION
» Leer más...
Facebook
lo + visto
lo + comentado
Mensajero
Nombre:
Comentario:
Ingrese la suma de 4 + 5:
IMPORTANTE!: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de los propietarios de este portal y http://www.consultoralospotreros.com/.
Enviar mensaje
encuestas
¿Qué te parece nuestra nueva web?
Buena
Excelente
Muy Buena
Votar
cotizaciones
seguinos en facebook
Secciones de la web
Categorías de noticias
  • Economía
  • Internacional
  • Notas de Opinion y Editoriales
  • Politica
  • Para contactarse con nosotros
    Consultora Los Potreros

    Fanpage: Consultora Los Potreros Informacion Politica ,Gremial e Internacional @informacionpoliticogremial prensalospotreros@gmail,com www.consultoralospotreros.com
    Comercializado por VeemeSoft
    Sombra